Gastos deducibles: nuestras aclaraciones

Por simple intuición, deducir significa disminuir de un monto determinado. El gasto por su parte se refiere a un desembolso de dinero por un pago que no representa beneficio o renta. Es diferente al coste que implica una forma de invertir porque queda un bien o servicio del que obtenemos beneficio. En este sentido, los gastos deducibles son lo que podemos disminuir de nuestra declaración de impuesto sobre la renta.

Si quieres saber más de gastos de alquiler, gastos deducibles de alquiler de vivienda, gastos deducibles de alquiler vacacional, gastos deducibles de alquiler de local comercial, ley de alquiler de España, gastos de renovación de contrato de alquiler, simulación de gastos de alquiler, gastos de alquiler de propietario, lista de gastos de alquiler, visita nuestro portal web.

gastos alquiler, mensualidad alquiler, fianza alquiler, gastos deducibles, gastos deducibles alquile

En qué se basa el concepto de deducción

Los gastos deducibles se relacionan con el ámbito tributario. Tratemos de no ser tan técnicos con la explicación, eso queda para contables y especialistas en la materia. La cuestión es que debemos pagar por vivir en sociedad y esto lo hacemos a través de los impuestos. El Estado se encarga de verificar que cumplamos con ese compromiso social mediante varios mecanismos. Uno es el impuesto sobre la renta, es decir, lo que ganamos en realidad de nuestro ingreso.

Ahora bien, determinar ese monto depende de varios factores de justicia tributaria, es decir que permiten establecer el monto con claridad. Una manera es quitando del ingreso bruto (lo que obtenemos en total) aquellas cosas que requerimos para vivir. Es decir, el monto que podemos quitar de los ingresos brutos para disminuir el total sobre el que debemos contribuir.

A través de esta página te informarás mejor sobre el tema de la tributación en España.

Qué son los gastos deducibles

Precisamente, debes tener ya claro que hay cosas lógicas que debemos gastar para poder llevar una vida normal. Precisamente, la ley determina cuales gastos son realmente necesarios y determinan la condición de deducibles. En este caso, haremos referencia a los que se vinculan con el manejo de inmuebles para vivienda. Es decir, gastos deducibles por vivienda alquilada, gastos deducibles por segunda vivienda, o gastos deducibles por compra de vivienda. Veamos de qué se trata este espacio.

gastos alquiler, mensualidad alquiler, fianza alquiler, gastos deducibles, gastos deducibles alquile

Cuáles son los gastos deducibles en el ámbito inmobiliario

Como indicamos, nos dedicaremos a poner énfasis en los que tienen que ver con el espectro inmobiliario. Sin embargo, hacemos referencia a los gastos deducibles como aquellos que son aprobados por las autoridades tributarias. Es decir, la consideración obedece a un criterio de la administración y lo explican como aquellos que no involucran beneficio o renta directa.

Por ejemplo, el gasto de educación para los hijos o el de salud para el contribuyente. Como ves, no establece un beneficio directo ni inmediato. Por el contrario, la compra de una casa vacacional, no se considera como un gasto sino como un coste de inversión. Tu patrimonio crece y por ello, no puedes estimarlo como un gasto.

Gastos de conservación y reparación

Son los que se aplican en el proceso de mantenimiento de la vivienda alquilada. Se supone que la misma requiere de determinadas condiciones de habitabilidad para lograrlo se debe invertir un dinero. Ahora bien, es cierto que la vivienda mejora, pero también es cierto que sin esas condiciones no puedes alquilar. Si te fijas con detenimiento, el beneficio del alquiler solo opera bajo la premisa de colocar la inversión en reparar.

En este caso, por el contrario, no opera la deducción cuando invertimos para mejorar. Haz un pequeño ejercicio mental y verifica por qué sucede esto. Exacto, la cuestión es que tu vivienda adquiere más valor, es decir, te enriqueces de manera relativa. De esta forma, no se considera como un gasto deducible porque eso mejora también tus posibilidades de cobrar más.

Los tributos específicos

Es decir, aquellos en los que se relaciona la vivienda directamente. Un caso, recogida de basura. Evidentemente no puedes alquilar si no cuentas con ese servicio. Así mismo sucede con las tasas de alcantarillado, alumbrado público entre otros.

Los saldos de activos dudosos

No olvides que estamos hablando de alquiler de viviendas en este caso. Las deudas son activos por cobrar, pero si son dudosas representan una posibilidad de no beneficiarse de ese monto. Resulta ilógico que el Estado pretenda cobrarte por algo que tú mismo no sabes si obtendrás. Existen algunos plazos como los que se otorgan al deudor, en este caso el inquilino moroso. Sin embargo, tiene su doble consideración, porque puedes deducirlo, pero una vez que cobres, debes incorporarlo a los ingresos brutos.

Seguros

Son gastos deducibles los correspondientes a todo seguro contratado para salvaguardar la condición de la vivienda, tanto alquilada como comprada. Esto solo opera cuando el propietario o nuevo propietario es quien desembolsa el pago de la prima.

Otros gastos deducibles

Prestación de servicios de terceros

En casos como la compra de vivienda nueva, existen gastos de gestión y registro, bueno estos son deducibles. Así mismo en el caso de conceptos como mantenimiento, revisión técnica, certificaciones de instalaciones entre otros. Todos estos son deducibles. Sobre todo, en el caso de gastos deducibles en compra de vivienda, existen casos como instalaciones necesarias.

Servicios profesionales

Anteriormente hablamos de servicios de terceros, pero definidos básicamente por acciones técnicas. En este caso hablamos de los profesionales relacionados con alquiler, compra o venta de inmuebles. Aquellos gastos relacionados por ejemplo con la redacción del contrato o con el documento de propiedad. Son deducibles por su esencia como gastos necesarios para disfrutar o alquilar el bien. La condición fundamental se refiere a la extensión de una factura por el servicio realizado debidamente detallada.

Servicios

Agua, luz, gas, que sean pagados por el arrendador en el caso de viviendas en alquiler. Hagamos de nuevo el ejercicio propuesto antes, si compras tu vivienda, las altas del servicio son deducibles. Esto sucede por qué son gastos que son esenciales para hacer habitable la vivienda. De otra forma resultaría inútil tenerla.

Intereses sobre adquisición

Supongamos que compramos nuestra vivienda a través de un crédito. Los intereses son deducibles porque son gastos que hacemos para poder tener el bien, sin mejorarlo. Es similar al de amortización, que se refiere a coste de adquisición satisfecho, que tiene un monto aceptado del 3%.

El concepto del gasto deducible es mucho más extenso y requiere de mucho estudio específico. Por ello te recomendamos seguir otros de nuestros artículos en los que explicamos cada caso.